Bolivia

Salar de Uyuni

Nos levantamos temprano en Coquesa (o Coqueza). Un lugar curioso y alejado para vivir. Nuestra visita a Uyuni era un tour de dos días, así que teníamos que aprovecharlo al máximo. Dejamos todas nuestras pertenencias en el coche, y lo primero que debemos hacer es comprar las entradas del Museo de Coquesa y de las momias de Coquesa.

Salar de Uyuni en un tour de dos días

Visitamos el museo de Coquesa. Una pequeña sala con restos de telas, utensilios, armas, animales disecados… de las diferentes épocas de la historia de América del Sur.

Momias de Coquesa

Las momias de Coquesa están a unos 15 minutos a pie del pueblo. Se debe asistir con guía dado que están en una cueva cerradas con una reja.

Momias de Coquesa en el salar de uyuni
Momias de Coquesa

Datan del año 1.200 dC y corresponden a una pequeña familia, por lo que impresiona verlas. Están completamente a oscuras y resguardadas porque la luz y el viento las deteriora. Todavía conservan las vestimentas, el pelo, las uñas y la piel.

Momias de Coquesa en el salar de uyuni
Interior de las tumbas en las que se encuentran las momias de Coquesa

Volcán Tunupa

Salimos de la cueva y comenzamos la subida hacia el volcán Tunupa. Llama la atención el colorido de la naturaleza.

El recorrido duró poco más de una hora y merece mucho la pena. Desde lo alto, el salar parece el mar. Se mezcla con el cielo en el horizonte y no sabes dónde acaba uno y empieza otro.

Volcán Tunupa en el salar de uyuni
Ascendiendo al volcán Tunupa.

La subida es costosa, pero poco a poco se va haciendo el camino. Las chicas nos planteamos abandonar varias veces, pero yendo a nuestro ritmo, lo conseguimos.

Volcán Tunupa en el salar de uyuni
Ascendiendo al volcán Tunupa.

Apenas nos encontramos con nadie, es un lugar poco frecuentado, alguna que otra llama, pero poco más. Curiosamente, solo nos cruzamos con un grupo de tres españoles que hacían cola con nosotros en Aguas Calientes, para subir al Machu Picchu.

Volcán Tunupa en el salar de uyuni
Llama en el volcán Tunupa.

Subimos hasta un punto que vimos el cráter del volcán Tunupa muy de cerca, y su especial colorido. Estábamos a poco más de 4.200 metros de altura.

Volcán Tunupa en el salar de uyuni
Vista del volcán desde la parte alta.
Volcán Tunupa en el salar de uyuni
Vista del volcán desde el Salar

La bajada fue muy rápida y cómoda. Cuando abandonamos esta isla, que es lo que parecía, comenzó una zona del salar que estaba cubierto de agua y se veía el reflejo del cielo, y que tanto deseábamos ver.

Este efecto óptico solo sucede en determinadas épocas del año, pero justo en la entrada a Coquesa, hay aguas estancadas que permiten el paso a la isla, y permiten ver este efecto óptico.

Salar de Uyuni en un tour de dos días
Salar de Uyuni en un tour de dos días
Salar de Uyuni en un tour de dos días
Salar de Uyuni en un tour de dos días

Estuvimos un rato subidos y saltando por todos lados; pero teníamos que continuar el camino. Comemos nuevamente algo delicioso, como el resto de comidas en Uyuni y seguimos hacia la Isla Incahuasi, situada en medio del salar.

Isla Incahuasi en el Salar de Uyuni

Isla Incahuasi

Tenemos una hora para recorrerla. Las vistas que ofrece al salar son una maravilla. El colorido es precioso. El contraste del verde, azul, marrón y blanco.

En ella se encuentra una gran cantidad de cactus gigantes (Echinopsis atacamensis) que pueden llegar a medir más de 10 metros de altura.

Isla Incahuasi en el Salar de Uyuni
Isla Incahuasi en el Salar de Uyuni
Isla Incahuasi en el Salar de Uyuni
Isla Incahuasi en el Salar de Uyuni
Isla Incahuasi en el Salar de Uyuni

Volvemos a montarnos en el coche rumbo a Colchani.

Colchani

Colchani es la puerta o la salida del salar de Uyuni. Sabemos que nuestro tiempo aquí está a punto de terminar, y no queremos. Nos quedamos con las ganas de haber permanecido un día más en Uyuni, pero era inviable.

Colchani tiene un museo de sal visitado por muchos. Nosotros visitamos los montículos de sal que se van acumulando en la zona. Observamos todo para quedarnos con ese bonito recuerdo en nuestras retinas.

Colchani en el Salar de Uyuni
Colchani en el Salar de Uyuni
Colchani en el Salar de Uyuni
Colchani en el Salar de Uyuni
Colchani en el Salar de Uyuni

Estamos ya de vuelta en el pueblo de Uyuni. Dejamos todas las cosas en el local de la agencia, haciendo tiempo hasta que fuera el momento de volver a coger el bus. Aprovechamos para visitar los mercadillos que hay en la zona y que venden todo tipo de cachivaches, además de souvenirs.

Cenamos unos bocadillos deliciosos de los puestos callejeros. Nos encantan y siempre que se dan las circunstancias, los tomamos.

Nos volvemos a subir a nuestro bus nocturno, que nos llevará de nuevo a La Paz.

Una indicación que me parece fundamental es llevar precontratado el tour, tenerlo comprado antes de viajar. Llegar de madrugada a Uyuni y tener que buscarse la vida, os aseguro que no apetece.

Si llegas en avión, casi todos los tours salen entre las 9-10, así que podrías ir un poco justo de tiempo.

Cuando visitas La Paz, Uyuni o Potosí hay muchas empresas que ofertan tours a Uyuni, pero si ya lo tienes comprado, evitas perder tiempo en buscar una opción.

Así que os aconsejo que, en la medida de lo posible, lo llevéis cerrado antes de llegar. Eso sí, buscad precios porque los hay muy variados y excesivos.

Nosotros los compramos en una agencia en La Paz y nos costó 300 dólares, dos personas, dos noches.

Y tras haberlo visitado, os aseguramos que nos hubiéramos quedado un día más sin lugar a dudas. Nos faltó un día en el salar, conociendo las lagunas, los flamencos, acercarnos a Chile… Es un lugar increíble, mágico y que merece la pena ser conocido en profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *