Patan

Patan es otra de las ciudades que compone el Valle de Katmandú. Junto con Kathmandú y Bhaktapur, son las tres más importantes.

La antigua ciudad, también conocida como Latitpur, fue fundada en el siglo III a.C. y poco a poco fue evolucionando y creciendo hasta convertirse en una de las ciudades más importantes del país, hasta llegar a los 200.000 habitantes que hoy tiene la urbe.

En la época medieval, con la dinastía Malla, es cuando Patan, como también sucedió con Kathmandú, más creció, y cuando los edificios más bonitos se construyeron. Como consecuencia, también fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Qué ver en Patán

Nos levantamos temprano, y tras tener todo listo, cogimos un taxi hasta Patan. Nuevamente acordamos un precio, para que no nos estafaran, aunque en la recepción del hotel ya nos habían comentado el precio.

Patan se encuentra a 5 kilómetros del Thamel y sale muy económica llegar a esta nueva ciudad. Se puede visitar Patan en un día, incluso en unas horas.

Pagamos nuevamente el acceso a Durbar Square, unos 5€, pero antes de adentrarnos en ella, a mano derecha, hay un mirador/techo y aprovechamos para inmortalizar esa panorámica.

visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu

Tenemos dos guías que son las que nos han llevado durante todo el viaje en Nepal, la Lonely Planet y una guía exclusiva del Valle.

Para conocer Patan, decidimos hacer el recorrido que marca la Lonely Planet. Te llevan por todo el barrio del centro y te permiten conocer a la perfección toda la zona.

  • Plaza Durbar Square: en la que se encuentra el palacio y residencia de los gobernantes Malla y que a día de hoy hay un precioso museo. Nosotros comimos en él. En la parte trasera, en los jardines se ubica un precioso y agradable restaurante, y no lo dudamos.
  • Patan Dhoka: acceso histórico de la ciudad vieja y desde el que «nace» el recorrido que nos marcaba la guía.
  • Bhaskerdev Samskarita Hiranyabarna Mahavihara es un templo budista conocido como Templo de Oro y ubicado en el lado norte la plaza de Durbar. El interior es precioso y data del año 1409. El precio de entrada en de unos 50 céntimos.
  • Templo Kumbheswor es un templo budista y muy similar a otros del Valle.
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu
Durbar Square
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu
Budistas orando en la calles de Patan
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu. Gran estanque de Patan, Pim Bahal Pokkari
Gran estanque de Patan, Pim Bahal Pokkari
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu.
Hinduistas orando en la calles de Patan
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu.
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu.
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu.
visitar Patan en un día. visitar Valle de Kathmandu. Visitar latitpur. viajar a nepal. Viaje a nepal. durbar square de Kathmandu.

Patan nos ha gustado mucho. No es tan bonita como Bhaktapur o Kathmandú, pero merece la pena echar un día del viaje en conocerla. Si no dispones de mucho tiempo y prefieres priorizar otra zona, es una opción.

Jardín de los Sueños, Kathmandu

A la vuelta al centro, esta vez en taxi también, nos acercamos al Jardín de los Sueños. Habíamos leído sobre él, pero nos olvidamos por completo. Justo pasamos por delante y decidimos conocerlos.

Se trata de un jardín histórico neoclásico precioso, construido en el año 1920. Consta de 6.895 metros cuadrados de jardines con tres pabellones, un anfiteatro, estanques, pérgolas, y urnas.

Merece la pena entrar solo para desconectar del jaleo y el ruido de la capital nepalí. En él hay muchísima gente europea o americana, que parece que andan buscando la misma tranquilidad que nosotros. Te puedes tumbar en cualquier rincón, incluso hay colchonetas habilitadas, tomar algo o simplemente descansar y disfrutar.

Nuestro hotel en Kathmandu es el Madhuban Guest House.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *