Perú

Machu Picchu y Huayna Picchu

Hoy nos levantamos muy pronto. A las 3:45 ha sonado la alarma. Habíamos dejado todo preparado. Prácticamente llevábamos lo puesto, así que no tardamos nada en salir por la puerta de nuestra habitación.

El hotel Intillaqta Machu Picchu nos ha dejado preparado el desayuno en bolsas de papel en una mesa junto al mostrador de la recepción, para que cada uno cogiera su paquete antes de irse y se lo tomara cuando quisiera.

Enseguida nos encontramos mucha gente que, como nosotros, querían llegar pronto a la parada del autobús. Eran ya las 04:15 aproximadamente. Ya estamos en el punto de encuentro y hay una cola enorme. Llegamos a pensar que llegaríamos tardísimo al recinto del Machu Picchu, pero nada más alejado de la realidad.

Subida en autobús al Machu Picchu y subida a pie al Machu Picchu
En la cola para subir en autobús al Machu Picchu.

No importa, no podemos hacer nada más que esperar a que nos toque. Hablamos con los de delante, con los de detrás, nos tomamos un café del bar de enfrente, observábamos las montañas que se vislumbran con el flash de la cámara. ¡Impresionan lo verticales y altas que son!

Subida en autobús al Machu Picchu y subida a pie al Machu Picchu
En la cola para subir en autobús al Machu Picchu.

Mientras hacemos cola, hay gente que pasa por delante de nosotros porque iban a hacer la subida a pie al Machu Picchu.

Y ya son las 05:15. Se ha pasado volando el tiempo. Sobre esa hora, la empresa de autobuses comienza a revisar los tickets. A las 05:30 comienzan a partir los primeros autobuses. Vamos avanzando. El nuestro sería el octavo o noveno. Va muy muy deprisa.

Se tardan unos 20 minutos. Da cosa ver los precipicios, sobre todo cuando gira el autobús o cuando se cruza con otro y se tiene que echar a un lado; pero se ve precioso mientras empieza a amanecer. Sobre las 6 y diez entraríamos en el recinto arqueológico.


En subir a pie al Machu Picchu se tarda algo más de una hora y media, de una subida con mucha pendiente y completamente a oscuras (hay que llevar frontal).

Si se hace la excursión de las dos montañas, Huayna y Machu Picchu, creo que puede ser demasiado (de hecho es algo de lo que se quejaban algunas personas).

Si solo visitas Machu Picchu, podría ser planteable. Otra opción interesante, es subir en bus y bajar a pie. Pero son solo impresiones mías. La subida al Huayna es muy muy exigente. No me puedo imaginar si además hubiera subido a pie hasta el acceso principal.

Autobús al Machu Picchu

El día anterior pronosticaron lluvia. Estábamos algo preocupados, pero nada más lejos de la realidad.

Durante la subida en autobús al Machu Picchu comienza a amanecer y el día parece despejado. Es precioso adivinar las montañas del entorno. Cómo van apareciendo y la forma tan característica que tienen.

Ya estamos arriba. Tenemos entrada para el Huayna Picchu y Machu Picchu, y por tanto, seis horas para visitar todo el terreno arqueológico que compone esta maravilla del mundo.

Compramos la entrada del Huayna Picchu y Machu Picchu en la página oficial del Ministerio de Cultura del Perú, nada más adquirimos los billetes del viaje para garantizarnos la entrada en ambas montañas.

Al Huayna Picchu solo suben 200 personas al día, por tanto, es fácil quedarse sin esta opción.

Esta entrada doble cuesta 200 soles (algo más de 55 euros por persona). Cuando haces la compra debes ingresar todos tus datos, ya que el ticket contiene el DNI, nombre, sexo y edad del comprador.

Concretamente pagamos 115 euros por las entradas al recinto arqueológico. En cuanto al tren de Ollantaytambo a Aguas Calientes, nos costaron 245 euros. Los llevábamos también comprados de antemano.

El ticket del autobús de Aguas Calientes a Machu Picchu deben comprarse en la oficina de Consettur. Lo mejor es preguntar allí dónde está. La otra opción es llevarlos comprados a través de su web (100% recomendable, nosotros no lo hicimos y tuvimos que ir la noche anterior a por ellos).

Cuesta 24 dólares por persona (ida y vuelta). No se puede ir con otro transporte, la alternativa es ir andando.

Entramos en el recinto, y con mapa en mano, comenzamos a caminar. Poco a poco se va adivinando el terreno, las ruinas que conocemos y que tantas veces hemos visto.

Nada más entrar, la primera parte del recorrido es la zona más alta, desde donde las vistas son inmejorables y donde todo el mundo se quiere hacer la famosa foto. Nos encontramos con todo el mogollón que quiere tomarse la mejor instantánea. A las 6 de la mañana la luz es bastante mala, así que es mejor hacerse la fotografía más tarde.

Subida al Machu Picchu y Huayna Picchu: información, entradas
Ciudadela inca Machu Picchu con el Huayna Picchu al fondo.

¿Qué sucede? El recorrido viene marcado por la señalización, una vez que sales de la parte alta, no puedes volver atrás. Salvo que tengas una entrada doble como la nuestra, que una vez bajas del Huayna Picchu, puedes salir del recinto (el servicio está fuera) y volver a entrar. O bien si vas a dar un paseo por el monte Machu Picchu primero, cuyo acceso está en esta parte alta, y luego ya bajas a conocer las ruinas.

De esta forma, tuvimos una nueva perspectiva, con más luz y otro colorido. Llama la atención que todo el mundo que se hace la foto en el Machu, en realidad, la montaña que tiene en el fondo es el Huayna Picchu, y la que deja atrás, de espaldas es el Machu Picchu.

Subida al Huayna Picchu

Al Huayna Picchu solo acceden unas 400 personas por día y en dos turnos de 200. Cuando compres las entradas, si te interesa, fíjate bien lo que adquieres. Te da permiso para estar 6 horas dentro del recinto.

A las 7 de la mañana era nuestro turno para subir al Huayna Picchu, así que estuvimos observando un rato el Machu Picchu desde lo más alto, bajamos, cruzamos la ciudadela y nos dirigimos al acceso del Huayna. Tras hacer la cola y firmar (sí, firmar que subes porque quieres, libremente), comienza un precioso y exigente, muy exigente camino.

Había quienes se dieron la vuelta por la dificultad, pero arriba había gente de todas las edades. Yo no tengo preparación ninguna, pero con calma y agua, se puede hacer. Además, tienes 3 horas para ir tranquilamente.

Subida al Machu Picchu y Huayna Picchu: información, entradas
Vistas desde lo alto del Huayna Picchu.

Recomiendo coger la excursión doble, porque las vistas son un ESPECTÁCULO. A medida que aparece el sol, los colores en el valle cambian por completo.

Cuando vas haciendo el camino y ves la montaña de laderas verticales, no sabes por dónde vas a subir. Es una pared en la que los incas tallaron una senda y unas escaleras.

Subida al Huayna Picchu: información, entradas, dificultad
Subida al Huayna Picchu: información, entradas, dificultad

A la subida no te da tiempo ni a mirar. Hay que ser muy prudente y cuidadoso para no sufrir ningún riesgo. Y prever algunas paradas de rigor para recuperarse. Llama la atención cómo vamos teniendo calor y la vegetación tan frondosa que hay en esta zona.

Subida al Huayna Picchu: información, entradas, dificultad

El último tramo es muy empinado e impresiona muchísimo mirar hacia abajo, pero cuando más subes, más ilusión te hace.

Una vez que estás arriba y descansas, es cuando se puede disfrutar el paisaje. Es una maravilla. Visitar las dos montañas es la mejor de las opciones. De eso estamos seguros.

Había quienes en este punto, se desviaban hacia el Templo de la Luna, una ruta más larga y que debe ser otra maravilla.

Subida al Huayna Picchu: información, entradas, dificultad
Machu Picchu visto desde el Huayna Picchu.

Es llamativo ver el Machu Picchu desde enfrente. Es cuando realmente te das cuenta de la inmensidad, de cómo crece y se expande por la ladera de la colina. Esta perspectiva es completamente desconocida (yo la descubrí en una foto del hotel la noche anterior).

Cuando llegamos arriba nos sentamos un ratito a descansar, a tomar algo para recomponerse y a disfrutar del paisaje. Una inmensidad en la que uno se vuelve a plantear cómo llegaron hasta allí los incas y cuál era la finalidad de esas ruinas, porque a día de hoy sigue sin saberse claramente.

Subida al Huayna Picchu: información, entradas, dificultad

La bajada fue también espectacular. Nos recreamos en las vistas. Y bajamos despacito. Echamos unas 3 horas en el recorrido, aunque podría haberse hecho más rápido, no teníamos prisa.

Subida al Huayna Picchu: información, entradas, dificultad

Un acceso muy estrecho durante la bajada parecía complicar el descenso, pero nada, fueron solo unos metros.

Subida al Huayna Picchu: información, entradas, dificultad

Historia del Machu Picchu

Ubicado a 110 kilómetros al noreste de Cusco, es una ciudad inca rodeada de templos, andenes y canales de agua, construida en lo más alto de la montaña. Se edificó con grandes bloques de piedra unidos entre sí.

Machu Picchu: información, entradas, historia, subida a pie, dificultad

Construida en el siglo XV, posiblemente por del inca Pachacuteq, Machu Picchu está dividida en dos grandes sectores: la parte agrícola, que comprende una vasta red de andenes o terrazas artificiales; y otra urbana, formada por diversas construcciones y plazas entre las cuales destacan el Templo del Sol, Templo de las Tres Ventanas, el Templo Principal y el Templo del cóndor.

Machu Picchu: información, entradas, historia, subida a pie, dificultad
Machu Picchu: información, entradas, historia, subida a pie, dificultad

Sus construcciones siguen el estilo clásico inca: edificaciones con muros de piedra pulidos en forma rectangular, unidas entre sí sin el uso de amalgamas, puertas y ventanas trapezoidales.

Actualmente está considerado Patrimonio Mundial por la UNESCO, al ser reconocido como centro político, religioso y administrativo de la época incaica.

Una vez abajo, nos sentamos un rato en una sombra para recuperarnos de la bajada del Huayna Picchu, comer algo y refrescarnos. Se cambia de temperatura constantemente, por lo que hay que estar quitándose y poniéndose ropa todo el tiempo.

Machu Picchu: información, entradas, historia, subida a pie, dificultad
Machu Picchu: información, entradas, historia, subida a pie, dificultad

Sin duda, un día para recordar siempre. Antes de salir, hay una mesa para ponerse un sello en el pasaporte del Machu Picchu. No te olvides!

Machu Picchu: información, entradas, historia, subida a pie, dificultad

Tren de Aguas Calientes a Ollantaytambo

Teníamos que coger el tren a la una y media de la tarde. La cola para descender desde el Machu Picchu era inmensa. Y eso que calculamos la hora a la que debíamos salir del recinto arqueológico para llegar a tiempo a coger el bus de bajada e ir a la estación a coger el tren que nos llevara a Ollantaytambo.

Se nos echó el tiempo encima y tuve que ir a hablar con el responsable para que nos dejara colarnos en el siguiente bus. Lo dudó, porque no éramos los únicos que íbamos mal de tiempo. Al final nos permitió bajar.

Aún así, llegamos, pero justísimos. Cinco minutos más tarde y perdemos el tren a Ollantaytambo.

A la vuelta, nos esperaba nuestro guía de Cusco. Él llevaba nuestras maletas en el coche, lo cual nos había resultado muy cómodo para viajar ese día.

Como teníamos que estar sobre las 19h en Cusco para coger un bus nocturno que nos llevara hacia Arequipa, aprovechamos para ver una par de cosas que nos quedaban del Valle Sagrado de los Incas, Maras y Moray.

Maras y Moray

Las ruinas de Moray fueron un centro de experimentación de cultivos usado por los Incas para la aclimatación de productos traídos de otras zonas. Así, ellos podían comprobar qué se cultivaba y a qué altitud.

Como apenas teníamos tiempo, nos acercamos a verlo desde la parte más alta. Cada círculo medía unos 3 metros de alto, por lo que permitía hacerte a la idea de las dimensiones que debían de tener.

Moray en Perú, centro de experimentación de cultivos.
Moray, centro de experimentación de cultivos.

La importancia de Maras se debe a la extracción de la sal. Desde la época de los incas, incluso en la colonial, este pueblo fue muy importante por este mineral, indispensable para el consumo humano.

También tuvimos que verlo desde un mirador porque se nos hacía tarde.

Salinas de Maras en Perú
Las salinas de Maras.

Planificando el viaje a Bolivia

Durante el camino de vuelta, le estuvimos comentando a nuestro guía el resto de nuestro viaje, y que todavía teníamos abierta la parte de Bolivia. Teníamos que buscar una agencia que nos cerrada el viaje al Salar de Uyuni y la excursión por la Carretera de la Muerte.

En internet habíamos leído que una buena opción era contratarlo una vez que estuviéramos en Bolivia o en el mismo Uyuni. Pero tampoco queríamos perder tiempo buscando. Además, los precios de las agencias de viajes en internet eran una barbaridad y por ello descartamos contratarlo desde España. Pero habíamos buscado muchos presupuestos para tener claro en que horquilla de precios nos movíamos.

El guía llamó allí mismo a una amiga suya con agencia en La Paz. Le contamos lo que queríamos hacer, se quedó con nuestro teléfono y nos ofreció varias opciones y precios. Finalmente, fue la mejor elección, llegar a Bolivia con todo hecho.

Perú/Bolivia Hop

Llegamos a Cusco para coger unos buses turísticos, de la empresa Perú/Bolivia Hop, que te permitía moverte por el país sin problema. Dormíamos de noche, para amanecer en un nuevo lugar.

Esa tarde, a las siete, cogimos uno que nos llevaría a Arequipa. Justo al lado de la estación compramos una pizza que nos tomamos justo antes de subirnos al bus. Esa sería nuestra cena.

Los asientos del autobús eran reclinables, por lo que te permitían descansar sin problema durante la noche. No era lo más cómodo del mundo, pero sí la mejor forma de maximizar el tiempo.

Hay más empresas que hacen este tipo de recorridos. Es recomendable llevarlo cerrado desde antes de viajar a Sudamérica, sobre todo si es temporada alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *