Los Andes

La cordillera de los Andes, la más larga de la Tierra, es la cordillera que ocupa la zona occidental de América del Sur. Ocupa una superficie aproximada de 3 millones de km² entre la costa del océano Pacífico y parte del mar Caribe a lo largo de 7240 km. Su altura media ronda los 4000 metros.

Los Andes forma parte de los territorios de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela.

Y eso es lo que hemos decidido hacer, visitar una región, Los Andes, y no centrarnos en un país. A modo introductorio contaros que me resulta imposible quedarme con un solo país o un solo sitio, y deciros que Perú es mucho más que el Machu Picchu.

11 días en Perú y Bolivia

Hemos tenido muy poco tiempo para conocer la zona, pero os aseguro que el tiempo ha estado de lo más optimizado. Las distancias en esta región son muy largas, por lo que hemos decidido dormir lo mínimo e indispensable y viajar de noche para tener días enteros para conocer las ciudades o lugares que se deben visitar.

Viajar por libre a Perú y Bolivia es muy fácil. Concretamente estuvimos 11 días completos que nos llevaron a recorrer una de las zonas más fascinantes del mundo.

Nuestro viaje comenzó en Madrid. Aterrizamos en Lima, y nada más llegar tomamos un nuevo vuelo dirección a Cusco. Desde aquí empezamos a viajar hacia el sur, en transportes locales, casi siempre de noche, hasta llegar de nuevo a Lima.

Nuestra primera parada fue Cusco, la capital histórica del país, del antiguo Imperio Inca. Una de las ciudades más bonitas que he visitado nunca. Me hubiera quedado más tiempo, pero era imposible, pues bien merece un par de días.

Al día siguiente nos adentramos hacia el Valle Sagrado de los Incas, llegando por la noche a Aguas Calientes. Al día siguiente alcanzaríamos la cima del Machu Picchu y el Huaina Picchu.

Ese mismo día, tras visitar la ciudad, cogeríamos un autobús nocturno que nos llevaría a la maravillosa y blanca Arequipa.

Al día siguiente tomamos un autobús hasta Puno. Nada más llegar paseamos por la ciudad y navegamos por el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo.

Desde Puno nos trasladamos a la zona de Copacabana y disfrutamos de una vista totalmente diferente del lago, y ya desde el país vecino, Bolivia. Habíamos pasado la frontera esa misma mañana y por la noche llegamos a la nevada La Paz. Qué ciudad tan impresionante.

Al día siguiente recorremos la zona de Los Yungas a través de la Carretera de la Muerte, o Death Road. Esa misma noche volvemos a coger un nuevo autobús nocturno para llegar a un increíble desierto de sal, el Salar de Uyuni. Uno de los sitios más impresionantes que ofrece la naturaleza y uno de los puntos álgidos del viaje.

Nuestra ruta concluye con sendos días en las capitales de ambos países, La Paz y Lima.

Te dejamos los enlaces a nuestra aventura y que esperemos que disfrutes tanto como nosotros.

Día 1: Cusco

Día 2: Valle Inca

Día 3: Machu Picchu

Día 4: Arequipa

Día 5: Puno

Día 6: Copacabana

Día 7: Los Yungas. Carretera de la Muerte

Día 8: Cementerio de trenes en Uyuni

Día 9: Salar de Uyuni

Día 10: La Paz

Día 11: Lima

Día 12: Vuelta a España

Consejos para viajar a Perú y Bolivia

  • Ninguna vacuna es obligatoria salvo si viajas a la zona amazónica, donde es necesaria la fiebre amarilla, así como la malaria. Y es fundamental llevarse repelente para los mosquitos si se viaja por ese área. Infórmate en Sanidad Exterior de tu región, que serán quienes mejor te puedan asesorar y quienes inicien los trámites para la protección.
  • Perú y Bolivia son países seguros para moverse libremente. Sobra decir que estamos en otro país, con otras costumbres y no dejamos de ser turistas o viajeros, por lo que hay que ser cauto.
  • Te aconsejamos que antes de comprar el billete compruebes que efectivamente quedan plazas para el acceso al Machu Picchu (aunque no suele haber problemas). El inconveniente surge cuando quieres subir también al Huainapicchu y tan solo se permite el acceso a 400 personas al día.
  • Si te quedaras sin plaza, ponte en contacto con alguna agencia de viajes, que suelen tener sus propios paquetes y te garantizas visitar las ruinas incas.
  • Una de las mejores formas de desplazarse por Perú y Bolivia es el autobús. Existen numerosas empresas como Bolivia/Perú Hop o Cruz del Sur que viajan por la región. Se debe reservar con antelación en su página web. Recomiendo llevar esta parte del viaje bien atada. Muchas veces las rutas son como una torre de naipes y si se cae uno se descuadra por completo el recorrido.
  • Más cómodo pero algo más caro son los vuelos. Busca la mejor combinación para tu recorrido. Perú y Bolivia tiene una importante red de aeropuertos, internacionales y menores, por lo que resulta muy cómodo para moverse por ambos países.
  • La mayoría de ciudades está conectada por numerosas rutas aéreas, por lo que hay infinitas opciones. Por ejemplo, Lima-Cuzco puede tener vuelo cada media hora aproximadamente con diferentes compañías.
  • Es aconsejable viajar de noche ya que al ser tan grandes las distancias, amaneces en un nuevo destino y no pierdes un día de viaje (tienes que saber que es más cansado que otros medios de transporte).
  • Si no te atreves a organizarte tu mismo el viaje, acércate a tu agencia de viajes de confianza y que te ofrezcan su mejor oferta. Seguro que te aconsejan adecuadamente.
  • Llevar el viaje lo más cerrado posible. Nosotros la ruta la fuimos cerrando por el camino. Teníamos el hotel de cada noche y el autobús o vuelos, por tanto sabíamos qué ciudades íbamos a visitar cada día, pero no teníamos las excursiones cerradas, como por ejemplo del Salar de Uyuni, la Ruta de la Muerte o el Valle Inca. Os aseguro que no tener que perder tiempo buscando qué contratar es importante. Es un inconveniente tener que mirar y pensar cuál es la mejor opción sobre la marcha y más fácil equivocarse. Ofrecen excursiones por todas las esquinas y a veces resulta agobiante y no sabes ni qué te ofrecen.
  • También comentar que hay muchos estafadores y es una manera de evitar malentendidos y problemas. A veces los precios no son tan diferentes ni tan bajos como creemos.
  • Páginas webs como Civitatis ofrecen numerosas excursiones que te resuelven el viaje. Otra opción excelente y 100% fiable.
  • Viajar (siempre) con un seguro de viaje. Fundamental por los imprevistos que pueda haber. Nosotros siempre viajamos con un seguro de Mondo, adecuado a nuestras necesidades según el tipo de viaje que hacemos. Contratando tu seguro con Mondo, a través de Mundus13, tienes un 5% de descuento.
  • Preparar la documentación con tiempo suficiente para no tener contratiempos. Desde España tan solo es necesario el pasaporte. El visado no se requiere.
  • Llevar suficiente dinero en metálico. Puedes usar tu tarjeta de débito o de crédito, sin embargo siempre cobran entre un 2% o un 5% más si pagas con tarjeta. Si quieres ahorrar costes, llévate suficiente cash.
  • Sus monedas son el sol peruano y el boliviano.
  • Nosotros además llevábamos la tarjeta N26. Se trata de una tarjeta Visa prepago por la que te ofrecen el mejor cambio y evitas tener un disgusto con robos o duplicidades. Puede resultar desconocida, (yo supe de ella mientras preparaba mi viaje) pero ya la uso en cualquier compra por Internet o en la calle.
  • Llevar un calzado cómodo es imprescindible ya que se va a caminar mucho. Sobre todo, si alguno de los recorridos es un caminata.
  • A mí me gusta llevar dos calzados, uno más tipo bambas para visitar las ciudades y otras de trekking, como botas de montaña. Fundamental unas chanclas para las duchas de los hoteles.
  • La corriente eléctrica es como en España, de 220v.
  • Infórmate antes de iniciar tu viaje del soroche, o el llamado mal de altura. Conozco poca gente que lo haya padecido, pero Perú y Bolivia son algunos de los países en los que fácilmente lo puedes sufrir (y que puede fastidiarte perfectamente el viaje). Masticar coca, sus infusiones, beber mucha agua y tomar plátanos (el potasio) son algunos remedios caseros. Hay quien se lleva Edemox para combatirlo. Por ello, te aconsejamos que visites a tu médico de cabecera y que él te oriente mejor y te recete lo que considere.
  • Mira el tiempo que hará. Piensa que es hemisferio sur, y que se viajas en agosto, allí es pleno invierno. Las zonas más altas tiene temperaturas más bajas, y las zonas selváticas, más cálidas. Quizás debas llevarte un poco de todo.
  • Fundamental la crema protectora solar. Hay que echarse constantemente ya que es muy fácil quemarse al estar en zonas de tanta altitud.
  • Es importante viajar conociendo un poco de su historia para que puedas comprender mejor su cultura y la gran evolución que ha sufrido la zona en tan solo 500 años.
  • No se debe beber agua del grifo, siempre embotellada. En todos los hoteles suelen vender botellines así como los numerosos puestos ambulantes que hay en toda las ciudades.
  • Imprescindible disfrutar de la variada gastronomía peruana y boliviana. La trucha, el ceviche, el pollo dorado, el lomo asaltado, el cuy, los miles de tipos de patatas o las frutas tropicales, son algunos de sus platos estrella. Una delicia.
  • Es cierto, que a veces resulta imposible pararse a la hora de comer ya que se viaja muy deprisa, así que no dejes de probar todo lo que se te antoje. Sobre todo determinados platos que son solo de zonas de río, de montaña o de zona selvática. Luego no las vuelves a encontrar.
  • Si no eres escrupuloso prueba las deliciosas comidas que se ofrecen por la calle, ya que se cocina en todas las esquinas, así como los mercados centrales de cada ciudad. Es muy barato y exquisito.
  • Llevar suficientes baterías extras de la cámara de fotos, de la goPro, del móvil. Yo llevaba un cargador sin cable para determinados días que pudiéramos agotarlas, aunque solo la usé una vez. A veces dormíamos por el camino y no todos los autobuses tienen la posibilidad de cargar.
  • Muy recomendable ver los atardeceres y los amaneceres en general.
  • Se debe pagar prácticamente siempre que vayas al baño 1 o 2 soles (unos 30 o 40 céntimos de euro).
  • El regateo es una forma de vida en Perú y en Bolivia. Lleva siempre monedas porque querrás comprar artesanías en todos los rincones.
  • Si vas a viajar de mucho trote, por decirlo de alguna manera, no vayas con maleta, sino con una mochila e incluso con ropa vieja que puedas ir desechando para aligerar el peso en la espalda.
  • Planificar bien la ruta para buscar la mejor manera de moverse por el país. Nosotros compramos un guía en Amazon para poder prepararnos nuestra ruta de la mejor forma posible. Leímos mucho en blogs al igual que compramos revistas sobre estos países para saber todo. Íbamos muy deprisa y era fundamental estar bien documentados.
  • Y hablar mucho con los nativos. Conocerles y escucharles. Tienen mucho que ofrecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *