viajar al tibet, viaje al tibet, tibet road, tibet, nepal, carretera de la amistad, friendship highway, viajar por carretera de nepal al tibet, viajar por carretera del tibet a nepal
Tíbet

De Rongbuk a Zhangmu

Amanece temprano en Rongbuk, y en contra de lo que habíamos creído en un principio, el monte Everest se ve de maravilla.

Todavía mejor que ayer, pero ya habíamos hecho el ascenso y no podemos volver a subir al Campo Base del Everest desde el Tíbet.

Rongbuk en la Carretera de la Amistad en el Tibet. Campo Base del Everest. Cara norte. North face. Viajar al Tibet. Viaje al Tibet. Friendship highway

Nos toca deshacer todo el camino. Volver a recorrer 4 horas de pistas para llegar nuevamente a la Carretera de la Amistad.

Regresamos a Nyalam y comenzamos el descenso a través de pistas hasta población de Tingri, donde almorzamos. Hoy pasamos muchas horas en el coche, demasiadas.

Nuevamente tomamos unos noodles deliciosos en un restaurante típico tibetano. Nos vamos concienciando lentamente de que tenemos que volver a Nepal; y por tanto, se nos acaba la aventura de la Carretera de la Amistad.

Comida tibetana

Continuamos nuestro viaje hacia la frontera China, donde comienza un descenso vertiginoso hasta la frontera de Nepal. Se nota que estamos en terreno chino por el buen estado de las carreteras. En general, el viaje por toda la meseta tibetana está siendo muy seguro. Sobre todo en esta zona de tantas curvas y precipicios, siempre protegida por los quitamiedos.

Carretera de la Amistad del Tíbet a Nepal. De Lhasa a Kathmandu. Viajar a Nepal. Viajar al Tibet.
Carretera de la Amistad del Tíbet a Nepal. De Lhasa a Kathmandu. Viajar a Nepal. Viajar al Tibet.

Hoy hay poco que contar. Mucho tiempo en el coche y demasiado desnivel. No a nivel físico, porque insistimos, nos hemos encontrado siempre muy bien, sino por pasar de un paisaje seco y árido, a los bosques verdes de coníferas, hasta llegar a la habitual vegetación subtropical de Nepal.

Los precipicios a ras de la carretera y las lluvias torrenciales hacen la vuelta a Katmandú algo impresionante.

Llegamos a Zhangmu, un pueblo construido en la ladera de la montaña y que pudiera dar la sensación que se va a descolgar en cualquier momento. Da algo de vértigo pensarlo.

Hoy hay que irse a dormir pronto. Cenamos en un restaurante pasta, con unos andorranos que nos habíamos encontrado en otro punto del viaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *