Perú

Cusco

Son las 12:30 de la noche y nuestro vuelo despega desde la T4 de Madrid para aterrizar en Lima a las 6 de la mañana hora local.

Volamos con Latam y el servicio es excelente.

Nada más aterrizar, puntuales y emocionadísimos, pasamos el control de migraciones. Felices con nuestro sello. Los ciudadanos españoles tan solo necesitamos llevar un pasaporte con una vigencia mínima de 6 meses. No se requiere visado. Esperamos nuestro siguiente vuelo con Latam, rumbo a Cusco.

¡Cusco o Cuzco! No sabía que me tenía que esperar de esta increíble ciudad. Ni siquiera sabía si había visto alguna foto de ella, por eso quizás me impresionó tanto.

Cogemos el vuelo a las 08:13 h. Hay un horario muy amplio, con unos 8 o 10 vuelos al día, solo con Latam. Los compramos así de seguidos para aprovechar al máximo el tiempo.

Cuando nos estamos aproximando al destino, y tras una hora de vuelo (esa es en realidad su duración), sentimos que el avión, tras un leve descenso, vuelve a coger altitud. Y otra vez vuelve a suceder lo mismo. Algo no va bien.

Se abre la megafonía del avión y el comandante nos anuncia que va a realizar un tercer intento de aterrizaje y si no puede ser, volveríamos a Lima por el limitado carburante.

Cusco es una ciudad que se encuentra en un enclave único, rodeado de valles verdosos con un imponente atractivo turístico, cultural, y que muestra una impactante variedad geográfica desde naturales cordilleras y relieves, hasta ríos como el Urubamba.

Por esa misma razón, muchas veces se encuentra cubierta de nubes que impiden el aterrizaje de los vuelos. He de reconocer que fue un vuelo increíble en el que observamos Los Andes nevados desde un punto de vista diferente, pero que nunca olvidaremos por lo agitado que fue el aterrizaje.

Eso sí, nada peligroso, solo que al tratarse de algo desconocido para nosotros, no puedo más que mostrar mi susto. La tripulación nos comentó que era muy habitual ese tipo de imprevistos, dado el impredecible clima de la región.

Llegamos a Cusco

Nos viene a buscar al aeropuerto un chico, enviado por nuestro hotel. Así mismo, comentar que hay numerosas opciones a la salida del mismo y cualquier opción podría ser interesante (pero si lo ofrecen, un quebradero menos de cabeza).

Cuando hicimos la reserva del hotel, contratamos la recogida por 25 soles (unos 7-8€) y evitar «perder» tiempo en buscar alternativas.

Nos adentramos en la ciudad. Nuestro hotel se llamaba Hostal Suecia 1. 100% recomendable y en pleno centro. A 20 metros de la Plaza de Armas. La señora Tina encantadora.

Nos explica sobre Cusco y sobre el famoso soroche. Nos ofrece una infusión de hoja de coca para evitar los síntomas. Yo la probé solo y estaba rica. Alberto, se la tomó entera y luego se tomó las hojas. Las mantuvo en la boca hasta que se deshicieron. Esa es la forma en que se toma la coca.

Son las 10 de la mañana y tenemos todo el día por delante (aunque se puede llegar a hacer corto), y hay que aprovecharlo al máximo porque hay mucho que visitar.

La ciudad de Cuzco es la octava ciudad más poblada de Perú, y alberga unos 400.000 habitantes. Antiguamente fue la capital del Imperio Inca, una de las ciudades más importantes del Virreinato del Perú.

En manos de los españoles se construyeron numerosas iglesias, palacios y plazas barrocas y neoclásicas, que es lo que hoy le convierten en el principal turístico de Perú.

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1983 por la Unesco y sus monumentos se han convertido en la mejor muestra de alta ingeniería incaica, cuya principal herramienta fue la piedra.

Qué visitar en Cusco

Salimos del hotel y hasta por la noche que volvemos, nos dedicamos a patear y recorrer todas sus calles y zonas más míticas. Tenemos la obligación de visitar Cusco en un día. No tenemos más tiempo y no podemos perder ni un segundo. 

La ciudad del Cusco, ubicada en la cordillera de los Andes a 3.399 m. de altitud, fue declarada Capital Histórica del Perú.

Plaza de Armas

En el corazón de Cuzco, se halla la Plaza de Armas. Se convirtió en el centro religioso, administrativo y cultural del Imperio Inca. Con la llegada de los españoles, y sobre las construcciones de los Incas, construyeron templos y edificios en los alrededores de la misma.

En la actualidad, en la Plaza de Armas, se encuentra la Catedral y la Compañía de Jesús. Ambas barrocas y por las que hay que pagar para visitarlas.

Además de estos templos, en Cusco hay muchas otras iglesias destacadas como son La merced, Santo Domingo o Qoricancha, San Blas y Santa Catalina.

Debe visitarse de noche y no perderse las luces de la ciudad que la asemejan a un cuento. Las vistas desde la plaza son una pasada.

Barrio de San Blas

Dentro de Cusco no existe sitio más tradicional y característico que San Blas. También conocido como el barrio de los artesanos, es muy bohemio e ideal para ir a tomar algo por la tarde noche.

Se llega, desde la Plaza de Armas y a través de la calle Hatun Rumiyoc, donde se observa la Piedra de los 12 ángulos.

Hatun Rumiyoq está bordeada por un muro de piedra que en su día debió formar parte del palacio atribuido al soberano Inca Roca.

Esta muralla, de estructura colonial y republicana, en la actualidad está ocupada por el Palacio Arzobispal y el Museo de Arte Religioso del Cusco. Aquí comienza la empinada cuesta que conduce al tradicional barrio de San Blas.

La famosa cuesta de San Blas es una calle angosta y empedrada que se abre entre casonas coloniales y tiendas de artesanías, y que llega hasta la plazoleta de San Blas.

En la plaza se puede observar su templo, el cual tiene un precioso púlpito tallado en madera de estilo barroco, así como numerosos talleres de los más renombrados artesanos cusqueños.

En todo el barrio, elegido por muchos de los viajeros que llegan a Cusco, se pueden encontrar muchos hoteles, restaurantes, pubs y centros místicos, en los que regocijarse y perderse en el tiempo.

San Blas es un barrio que, al contar con numerosas cuestas y estar bastante más alto, tiene una vista muy bonita a todo el valle que merece la pena visitar, tanto de día como a última hora de la tarde y conocerlo iluminado.

Artesanos El Márquez de San Francisco

Al mercado de San Pedro llegamos andando por la calle Márquez y Santa Clara. En ellas se pueden observar las míticas casas coloniales, construidas sobre las edificaciones incas y que merece la pena observar sin prisas.

En la misma plaza Santa Clara se encuentra la Feria Artesanal de Productores El Márquez de San Francisco,en la que se pueden comprar algunos detalles de artesanos peruanos.

Seguimos nuestro paseo hasta el Mercado Central y observando todo sin perdernos un detalle.

Mercado central de San Pedro

El mercado de San Pedro merece la pena y mucho. Se trata de un mercado de abastos en el que se vende de todo. Para cocinar y cocinado.

Destinar un ratito a conocer sus interminables pasillos y la diversidad de productos típicos del país es una grata experiencia. Las materias primas son increíbles. Hay que probar todo lo que se nos ofrezca.

La fruta es realmente deliciosa; incluso hay puestos que preparan zumos naturales en el momento. Eso sí, no apto para escrupulosos.

Una parte del mercado es restaurante; puestos de comida preparada. Numerosas tenderas reparan deliciosos menús de dos platos por 5 soles (1,5€ aproximadamente).

Nosotros probamos una sopa de coliflor y tubérculos y pollo dorado con patatas. Exquisito. Existen numerosos platos y puestos, por lo que yo os recomiendo que pateéis esa zona del mercado y elijáis el sitio que más os convenga. Es la mejor forma de mimetizarse con los autóctonos, además de que a ellos les encanta que te sientas como uno más.

Qorikancha

Se ubica en la plazoleta de Santo Domingo, en el recinto del templo y convento de Santo Domingo, construidos sobre los restos del Qorikancha y cuyos jardines se extienden hasta la Avenida El Sol.

En su día, Qorikancha fue el centro religioso, geográfico y político de Cusco. Un complejo formado por varios templos, dominado por el Templo del Sol. En Qorikancha era donde rendía pleitesía al máximo dios inca el «Inti» (sol). «Qori» significa oro trabajado y «Kancha» lugar cercado. Por tanto significa «lugar cercado que contiene oro».

El precio de acceso a Qorikancha es de 15 soles.

Museos de Cusco

Frente a la Plaza de Armas, se ubica el Museo Inka, perfecto para conocer más sobre la historia y la vida de los incas antes de la llegada de los españoles.

A través de la calle Triunfo, muy próximo a la Plaza de Armas, se llega al Museo de Arte Religioso.

El Museo de Historia Regional se halla en la que fuera la casa familiar del Inca Garcilaso.

Una vez hayáis visitado lo más importante que ofrece Cusco, os aconsejo que os dediquéis a disfrutar y observar nuevamente el centro histórico.

Más Cusco

Pensad que la ciudad se desarrollo en el siglo XV, en la cúspide del poderío inca, y tras más de cinco siglos de construcciones, es sus calles todavía se puede notar su gran herencia: se aprecian calles pequeñas y empedradas, con enormes muros de piedra, utilizadas como base de templos y suntuosas residencias incas.

Tras la llegada de los españoles, fueron utilizadas para construir sus propias edificaciones de estilo barroco (iglesias, templos, y residencias), lo que provocó una fusión cultural única.

Por último, recomendaros el restaurante Chicha, del conocido Gastón Acurio. Se trata de una ocasión perfecta para probar la cocina regional de este excelente chef peruano, que se ha convertido en el mejor embajador de las recetas del Perú, dentro y fuera de su país.

El restaurante se encuentra muy cerca de la catedral, en la Plaza Regocijo. Nosotros reservamos a través de su página web pero nos equivocamos de día. Por suerte, llegamos tempranito, sobre las 18:30, y todavía había poca gente, por lo que nos dieron una mesa sin problema, aunque hay que reconocer que enseguida se llenó. Por ello, os recomiendo que nada más sepáis cuándo vais a ir reservéis a través de la web. Pagamos unos 50€ por dos personas, pero merece la pena pegarse el capricho y probar su deliciosa gastronomía.

Otra opción es coger mesa en Arequipa. Tienen el mismo restaurante en sendas ciudades.

Boleto Turístico del Cusco

En cuanto a las entradas para visitar los monumentos, es recomendable/obligatorio comprar el Boleto Turístico, por 130 soles cada uno, para acceder a los numerosos complejos arqueológicos que hay en la zona de Cusco.

Es un ticket que da derecho a la visita a 16 lugares turísticos ubicados en Cuzco y alrededores y que no incluye servicios adicionales como guías o transporte.

Los lugares incluidos son el Museo de Arte y Monasterio de Santa Catalina, Museo Municipal de Arte Contemporaneo, Museo Historico Regional, Museo de Sitio del Qoricancha, Museo de Arte Popular, Centro Qosqo de Arte Nativo (Danzas Folkloricas), Monumento a Pachacuteq, Saqsaywaman, Qenqo, Pukapukara, Tambomachay, Tipon, Pikillacta, Mirador de Pachacuteq y en la zona del Valle Sagrado: Pisac, Ollantaytambo y Chinchero.

El Boleto lleva consignado el nombre de la persona que lo ha comprado, por lo tanto, no se puede regalar ni vender, ademas que es necesario mostrar el documento de identidad junto con este.

La compra se realiza directamente en cualquiera de los puntos de visita incluidos en el Boleto o en la oficina principal de Counter Central de Galerías Turísticas, en Avenida de El Sol 103.

Los niños no pagan hasta los 9 años de edad, desde los 10 hasta los 17 años tienen derecho a adquirir el boleto de estudiante solamente con la presentación del documento de identidad (DNI, Pasaporte, etc.) El Boleto turístico se vende en el día, no se agotan, ni se postergan en su uso, tiene una fecha exacta de vigencia.

Más información: http://cosituc.gob.pe

Nosotros lo compramos en la visita al primer monumento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *