carretera de la amistad, friendship highway, viajar al tibet, viaje al tibet, tibet road, lasa, lhasa,

Carretera de la Amistad

El Puente de la Amistad, entre Tíbet y Nepal, es el final o el inicio de la ruta terrestre más popular en la meseta tibetana. Más de ochocientos kilómetros unen Lhasa con Kodari, en la frontera nepalí. 830 concretamente.

La Nacional 318 de China se une a la nepalí Araniko, hasta la capital Katmandú. El camino de Lhasa a Nepal sigue la antigua ruta comercial que unía China con el subcontinente indio, la Península Arábiga y la Europa mediterránea.

Aprovechando el curso del río Sun Kosi, entre el Mt. Everest y el Annapurna, se atraviesan los acantilados que llevan al Valle de Katmandú

Por suerte, no son muchos los que deciden explorar la meseta tibetana y mucho menos cruzar la cordillera del Himalaya vigilada por la Madre de todas las montañas, el Mt. Everest (o Mt. Qomolungma), y sus diez hermanos.

Viajar a través de la meseta tibetana es sin duda una de las aventuras más memorables que ser pueden hacer en la vida: recorrer la Carretera de la Amistad del Tíbet a Nepal, a través del Himalaya, o la llamada Friendship Highway, parando en el lago Yamdrok, Gyantse, Shigatse o Tingri, visitando monasterios y palacios, subir al campamento base del Everest y cruzar el Puente de la Amistad.

Viaje al Tíbet en 8 días

Para hacer la ruta entera se necesitarían aproximadamente un mínimo de 8 días; menos es imposible; más, es recomendable. Para viajar al Tíbet, es necesario ir ascendiendo lentamente para que la altitud no nos afecte físicamente a nuestros cuerpos y evitar así el llamado mal de altura.

Por tanto, los días se podrían resumir en:

El día de llegada, que puedes acercarte directamente a la capital del Tíbet, o conocer alguna otra zona cercana como Samye o Yumbulagang.

Tres días en Lhasa, necesarios para la aclimatación, las visitas a los monasterios cercanos y tiempo libre en las calles para sentir el espíritu de la ciudad; aunque yo le hubiera añadido uno o dos más. Lhasa es preciosa para conocerla más a fondo y disfrutarla como se merece.

Tres o cuatro días de viaje entre Lhasa y Zhangmu, incluyendo un día de desvío hacia el Campamento Base del Everest, así como visitas a los monasterios más importantes que nos encontramos a lo largo del camino.

El último día se cruza la frontera en Zhangmu, por el Puente de la amistad en Kodari y se pone rumbo a Katmandú.

Recuerda que es imposible viajar por libre en el Tíbet, por lo que debes contactar con una agencia para organizar tu viaje.

viajar al tibet, viaje al tibet, viaje al tibet y nepal, viajar a nepal y tibet, carretera de la amistad, viajar por libre por el tibet, viaje por los himalayas

Nuestra Ruta de la Amistad

Viajar 8 días por el Tíbet es la ruta que hemos hecho nosotros y es completamente recomendable. Tiempo más que suficiente para conocer esta zona de la región. Si seleccionas sobre cada uno de los días, podrás abrir el enlace que te lleva a una información más ampliada:

Día 1: Volamos al Tíbet

Día 2: Monasterio de Samye y Lhasa

Día 3: Lhasa: Potala, Sera y Jokhang

Día 4: Lago Yamdrok Tso y Gyantse

Día 5: Shigatse, Sakya y Shegar

Día 6: Campo Base del Everest

Día 7: De Rongbuk a Zhangmu

Día 8: Rumbo a Kathmandú

Cómo viajar al Tíbet

Viajar al Tíbet no es sencillo. No basta con tener un billete y el visado chino, sino que es necesario solicitar un permiso especial al gobierno chino para acceder a la Región del Tíbet, que solo se consigue a través de una agencia de viajes. Los trámites tardan unos días.

En el aeropuerto, para acceder a la zona de Llegadas, así como para salir del país, va a ser necesario presentar a los controles militares toda la documentación facilitada por la agencia. De hecho, en dicha terminal, debe estar esperándote tu guía y tu conductor previamente contratado.

A lo largo de tu viaje, pasarás numerosos controles que vuelven a revisar la documentación. Incluso las entradas a los monumentos llevan impreso el número de pasaporte del viajero. Dicho esto, se trata de una zona extremadamente segura. Son medidas del gobierno de China.

Mejor época para viajar al Tíbet

Los mejores meses para visitar el Tíbet son de mayo a octubre, cuando las temperaturas son más cálidas, con un promedio de 10°C. Julio y agosto es la temporada de monzones en Asia, y en consecuencia, de lluvias en el Tíbet; sin embargo, en la parte de sureste, no hay mucha lluvia. No obstante, los mejores meses para hacer trekking o acampadas, es mayo y septiembre, cuando menos llueve.

Si desea visitar el campo base del Everest, abril, mayo, septiembre y octubre es cuando mejor se puede vislumbrar el pico más claramente. Sin embargo, si desea conocer algún festival tibetano, como el Sho Dun, el Nagqu Horse Racing, o el Ganden Thangka, se recomienda visitar el Tíbet en agosto.

Idioma

El idioma oficial del Tíbet es el chino mandarín; sin embargo, la lengua de la población autóctona es el tibetano.

El alfabeto proviene de la época del rey tibetano Songsten Gampo, el rey que introdujo el budismo en el Tíbet. En el tibetano, la palabras acostumbran a ser monosilábicas, sin embargo, se les añade un sufijo que determina si una palabra es masculina, femenina, plural, verbo, etc.

Moneda

La moneda del Tíbet es el yuan chino (CNY).

Tarjeta Banco

Fundamental llevarse una tarjeta tipo N26 para no tener sustos en las cuentas y así poder pagar donde uno quiera sin comisiones por estar en el extranjero.

Son tarjeta prepago que se controlan desde el móvil y cada uno puede gastar desde ellas sin que pueda ser duplicada y sufrir robos.

Horarios

En el Tíbet, la gente se levanta muy temprano. A la hora de hacer turismo, es importante saber que al comenzar el día tan pronto, conviene visitar los monumentos cuanto antes, ya que cierran entre las 4 y las 5.

Religión

Casi todos los tibetanos siguen el budismo budismo, como lo llaman ellos; en otras partes del mundo es conocido como lamaísmo o budismo tibetano. Hay significativas comunidades de lamaístas en Nepal, India, Bután o Mongolia. Antes de que se introdujera la religión en el Tíbet, desde la India y Nepal en el s.VII, los tibetanos profesaban la religión primitiva Bo.

La práctica de esta religión ha sido severamente restringida. Desde que China recuperó Tíbet en los años 50, tras la Revolución Popular, la religión ha sido perseguida y controlada; se estima que se han destruido 2.700 monasterios, sumado a los tibetanos que han emigrado a países vecinos.

Vacunas

No hay ninguna vacuna obligatoria para viajar al Tíbet. Se recomiendan la fiebre tifoidea, hepatitis A y B y tétanos. Dependiendo de la zona desde la que se provenga, como China o Nepal, son aconsejables y/o obligatorias algunas otras.

Lo más indicado es conocer la Situación sanitaria por países, información facilitada por el Ministerio de Sanidad de España y saber qué vacunas son necesarias en el momento exacto en el que se va a viajar a la zona.

Mal de altura

El principal problema de salud que se puede padecer en el Tíbet es el mal de altura. No todo el mundo lo padece, y por ello, es recomendable hacer el viaje por etapas para irse aclimatando.

Hay que tener en cuenta los problemas de altitud para personas con deficiencias respiratorias o cardíacas. No se debe alarmar uno, simplemente saber que con realizar el viaje lentamente se pueden aliviar o anular los síntomas. Los turistas con problemas cardíacos, pulmonares, enfermedades de la sangre o cualquier otra enfermedad, deberían consultar a su médico antes de decidir un viaje al Tíbet.

Para reducir los síntomas, se aconseja beber más de 2 litros de agua por día. En el Tíbet venden botellas de agua con un suplemento de oxígeno, por lo que se recomienda beber esa agua y constantemente.

Procurar no agitarse demasiado, ni hacer movimientos bruscos y tomar descansos regularmente. Se aconseja no fumar ni tomar bebidas alcohólicas. La ingesta de potasio es muy beneficiosa, por ejemplo, los batidos de plátano (banana lassi) que sirven en todos los bares o restaurantes.

Es aconsejable contratar un seguro médico si se viaja por cuenta propia; las agencias lo incluyen. En cuanto a las medicinas, aunque en Lhasa es posible obtener material médico, es recomendable prepararse un botiquín en Europa y llevárselo.

Platos típicos

Debido a las duras condiciones metereológicas del Tíbet y a la gran altitud, su gastronomía es poco variada y rica en calorías, proteínas y grasas. La alimentación de los tibetanos se basa en dos alimentos: el tsampa, que consiste en harina tostada al fuego, generalmente harina de cebada y a veces harina de trigo o de arroz; y el té tibetano (chas), té con mantequilla de yak y sal. Otros platos más elaborados son el thukpa (sopa de fideos servida con verduras y/o carne) y los momos (empanadilla al vapor rellena de carne o verdura), así como los khabse (galletas). También se puede degustar carne de yak, oveja o cabra.

Compras. Principales artículos que se pueden adquirir

Cuando se realiza una viaje al Tíbet, hay que tener presente que fuera de Lhasa es difícil encontrar los artículos que uno necesite, bien de primera necesidad o de recuerdo.

La capital tiene zonas diferenciadas, la ciudad antigua y la parte más nueva, parecida a cualquier ciudad china. En ésta encontraremos de todo supermercados, tiendas de ropa y calzado… En la Antique Town, donde se encuentra la zona conocida como Barkhor, con mercadillos típicos tibetanos. Es fácil encontrar artículos tradicionales de agricultura, trajes de distintas etnias y regiones, joyas… Algunos locales venden objetos religiosos como figuras de Buda, incienso, rosarios, ruedas de oración, etc.

El regateo es esencial para obtener buenos precios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *